Seguidores

martes, 28 de septiembre de 2010

FANTASIA O REALIDAD...


Viernes 6 de febrero:
Hoy llegue de la escuela y mis padres tenían maletas de viaje puestas en el inicio de la casa junto a la puerta que a diario atravieso exactamente a las 2:30 de la tarde, pues es mi llegada de la escuela. Se me hizo extraño ya que solo viajamos en vacaciones o en navidad con la abuela, pero solo esos días, tal vez papa haga otro de sus grandes viajes de negocios y tardaría meses en el. Sin en cambio lo deduje tan rápido que no le vi importancia, cruce la puerta de la cocina y esta vez el olor a comida de mama estaba apagado y en la concina no había ollas y qué decir de la mesa aun estaba vacía no había cubiertos y nada de ramos florares que a diario aromatizaba el ambiente.
Subí las escaleras corriendo buscando a mama, pensé lo peor tal vez paso algo o quizá papa hizo algo, no quise deducir nada solo fui en busca de ella.
-¿MAMA?, ¿MAMA? ¿Dónde estás?- Grite desesperada, como si un gran peso se callera sobre mi-
-Estoy aquí, en tu cuarto, date prisa por favor. –Su grito fue de desesperación, y la voz se le entrecortaba, así que subí de inmediato.-
Que estaría haciendo ahí no lo sé, pero bueno cuando entre la sorpresa de mi vida fue encontrarme con que estaba guardando todas mis coas, peluches, diademas, zapatos, todo y fue cuando le pregunte:
-¿MAMA? ¿Qué pasa, porque estas guardando mis cosas, a donde vamos?- Necesitaba una explicación, no podíamos dejar nuestra ciudad por nada.-
-Nos vamos a vivir con la abuela, no preguntes más, así que ve a cambiarte y terminemos de empacar. Tu papa llegara por nosotros y se enojara porque no estamos listas.- La cara de mama era de felicidad mero al mismo tiempo tenía un rostro de preocupación, como si no estuviera segura de esto, mas sin en cambio no continúe y termine haciendo lo que me decía.-
-¿Pero por que nos vamos, que pasa? Mama, dime por favor. ¿Qué hizo papa?- Mis preguntas seguían, y seguirían sin parar, tenía que averiguarlo, pero había algo que ellos no me querían decir.-
-Nada hija, te dije que no preguntaras, anda rápido, rápido, ve.- Algo pasaba, no importaba si era para bien lo aceptaría y me fui a cambiar.-
Eso fue todo lo que dijo, hice lo que me ordeno, me cambie de ropa y le ayude a terminar de empacar todo, así es como empieza mi historia…
Sentí el aire tocar mi cara, me sentía libre como mariposa viajando a la velocidad de ese aire, era como sentirme pura, limpia, nueva y la luz del sol estaba en su esplendor, deberían de ser como las 4 de la tarde cuando mis ojos despertaron con esa luz palpitante. Mama estaba cantando una vieja canción que tocaba la radio y papa la acompañaba en los coros, parecía que este viaje los hacía felices, pero porque no decirme nada de sus viajes, aun no lo sabía solo esperaría con ansias ese momento y tratare de entenderlos.
-Hija, por fin despertaste, tenemos algo que decirte, se que lo esperabas con ansias ya que dejaste muchas cosas atrás, amigos, compañeros, maestros etc.…  Este viaje cambiara nuestras vidas, es un trabajo nuevo en el cual mi jefe me enfoco solamente a mí, y quería que esta vez vinieran conmigo, las amo y son lo mejor de mi vida.- Seguí diciéndome todo lo que sentía por nosotros, su cara me decía muchas cosas así que no dude que seria fenomenal…
Cuando de repente en la radio pusieron la canción con la cual cantábamos a diario en la hora de la comida, nos pusimos más felices y nadie cambiaria eso…
Llegamos casi a la hora de la merienda y la abuela ya nos esperaba con los brazos abiertos, siempre fue mi abuela preferida y ahora pasaría horas junto con ella. Nos dio de merendar una rica sopa de elote y un rico guisado que a ella se le daba muy bien.
Me asigno mi recamara y mi papa subió las maletas, pero estaba tan cansada para desempacar que preferí dormir mas, acomode mi neceser en el baño me lave los dientes y la cara, distendí la cómoda cama y me sumergí en las sabanas blancas de seda.
-No, no, no, no me lleves por favor, estoy solo de visita, por favor ¿quién eres?, déjame en paz, gritare y te juro que mi padre vendrá y te matara. Por favor no me hagas daño.-
-No te are daño, solo vine a verte, eres la razón por la que aun sigo aquí en este lugar lúgubre, te necesito para vivir, no tengas miedo por favor…

SABADO 6 DE FEBRERO:
Eran las 3:00 de la madrugada, desperté sedienta y sudada, había tenido una pesadilla pero era tan vivida que me daba miedo, sin embargo me levante de la cama y fui por un vaso de agua a la cocina con la esperanza de encontrarme a alguien pero lamentablemente esta todo a obscuras. Abrí el refi y saque la jarra de agua me serví en un vaso y era tan refrescante que tome más de un vaso. Después cuando estaba zaceada regrese a mi cuarto pero había algo extraño esa noche, sentía una presencia más en casa que no había sentido antes, me pare a la mitad de la gran escalera y volteé hacia la ventana que tenia la entrada principal, el viento no cesaba y las ramas de unas plantas que tenia a la entrada mi abuela la golpeaban y sin cesar.
No le tome importancia así que subí de inmediato a mi cuarto, en el había una ventana frontal en la que aun no había limpiado pero se veía perfectamente hacia fuera, me quede mirando la madrugada y podía haber asegurado que había alguien afuera observando hacia mi ventana, era una sombra negra pero a la vez gruesa y muy desalineada, el viento no dejaba claro alguno para verlo bien, me dio miedo así que me lance en mi cama de nuevo y volví a taparme con las sabanas hasta la cabeza. Así me quede hasta el despertar.
-Buenos días dormilona. -me despertó mi mama con el desayuno en la cama y con una voz melodiosa-
-Buenos días mama.  - dije lo más normal posible, ya que no quería que se diera cuenta de nada-
-Te traje el desayuno, así que comes algo y te vistes, vendrán amigos de tu padre así que quiere que estemos con él. –Mientras me decía eso empezó a desayunar ya que si tenía hambre pero más tenía duda en que era lo que había pasado anoche-
-Si mama, ahora mismo me baño y me cambio- lo hacía con alegría-
Los amigos de mi padre tocaron a la puerta y yo estaba terminando me de alistar, solo me faltaba mi moño en mi cabello, mama entro por mí y me ayudo salimos y empezamos a recibir a los invitados, varios de ellos trajeron a sus hijos así que tuve oportunidad de relacionarme con algunos a mi edad pues creo que todos hacemos amigos y novios, uno de ellos me clavo la mira y la sentí tan profunda que me callo como un balde de agua fría, era hijo del alcalde Federico era su nombre y me simpatizo, tenía 18 años y ya era todo un hombre.
Salimos a dar un paseo alrededor de la casa de mi abuela, y me empezó a contar sobre su vida.
-Bueno que te contare, soy hijo de uno de los hombres más ponentes de la ciudad, eh tenido pocas novias…--se notaba natural, me estaba diciendo la verdad o al menos eso pensaba-
-Haber me estas tratando de decir ¿que no has tenido muchas novias?, eso es imposible, yo Sorany no lo podo creer. –Se impresiono al decir esa oración o tal vez el tono de mi voz-
- Como dijiste que te llamas? -Pregunto aun atónito por mis palabras.
- Si es verdad no me he presentado, que descortés mi nombre es Sorany  De Montecarlo.
-Bueno eres mas reconocida por el apellido que por el nombre pero ahora que te consoco no dudare en olvidarlo.- su cara se puso en pos de recordad algo-
-¿Por qué te pusiste cara de asombro cuando te dije mi nombre?- Le pregunte sin rodeos-
-Bueno es solo que recordé a alguien que se llamaba igual que tu, pero es parte de una leyenda urbana, no me hagas caso; continuamos;- Hizo el ademan con la mano de que empezara a caminar.-
No hice más preguntas por el momento pero me entro una curiosidad impresionante por conocer esa leyenda urbana y prometí que la descubriría, y ya sabía a quién preguntarle, a una de las mucamas de mi abuela ellas trabajaban con ella desde que sus madres trabajaron con la misma y sabían todo acerca de este pueblo.
Sacie mi curiosidad por el momento y me dedique a prestar atención a la plática que se desarrollaba entre los adultos ya cenando.
Llego la noche y con ella mi curiosidad se avivaba, una de las mucamas subió a prepararme la cama, y fue ahí en donde le pregunte  acerca de esa leyenda.
Se quedo helada por lo que le pregunte a lo que ella contesto:
-No sé nada acerca de esa leyenda señorita, y por favor ya no me pregunte mas.- su cara mostraba angustia y desesperación por salir lo más rápido posible de mi cuarto.
Salió lo más rápido que pudo y ni tiempo de decir más, que raro que no me quisiera contar acerca de eso pero bueno lo investigaría tarde o temprano.
Me recosté después de cepillarme el cabello y de pronto sentí una angustia enorme y una necesidad de acercarme hacia la ventana, sin más lo hice y el viento no paraba; busque lo que mi instinto me decía y de nuevo ahí estaba esa sombra recargada en el árbol frente a mi ventana, mi cuerpo se paralizo pero a la vez se lleno de curiosidad, como que quería saber más de eso.
De inmediato baje las escaleras y me dirigí hacia ese árbol, pero había algo que me lo impedía la puerta estaba cerrada y no tenía la llave, di un gran brinco cuando descubrí que alguien me llamo.
-¿A dónde crees que vas jovencita?- me lo dijo la abuela con las manos cruzadas y con las llaves en la mano-
-Mmmm, solo quería salir a tomar aire, me siento muy fatigada- Eso de mentir no me Salí muy bien-
-Ven, acompáñame por un vaso de leche.- me extendió la mano y la seguí-
Me sirvió el vaso de leche y me puso unas galletas de chocolate.
-A ver hija mía ahora si cuéntame por que bajaste tan aprisa.-me miraba con ojos llenos de amor, y no pude negarme en decirle todo lo que me había pasado desde que llegue.-
Mi abuela se quedo atónita con todo lo que le conté pero yo no podía parar, tenía que sacar todo y cuando llegue a la puerta ella me detuvo con una sola palabra.
-PEDRO PABLO- me miro con ojos exaltados y llenos de tristeza.
Mi mente se trabo y mis ojos no dejaba de mirarla, como es que sabía el nombre de esa persona o lo que sea.
-Pedro Pablo, es un hombre que falleció por amor, la persona que tú ves está muerta, y su alma no descansa en paz, y no descansara hasta encontrar a su amada, que ya hace años que falleció también y su nombre era Sorany…

2 comentarios:

  1. wow, madre mia, ya no sabia si estaba soñando o despierta y vas y me dices que con quien ha westado esta muerto y que ademas ella se llamaba igual, wow woow cariño que intensidad, como siempre tan buenas tus palabras un beso guapa y nos vemos
    Irene

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola¡ Gracias por visitar mi blog. Es un placer,para mi tenerte en mi blog. Mi nomber es Angeles pero me dicen Angy. Te sigo y me pege tu banner..Y mis entradas son mini historias casi todos de horor-cada uno es diffrente historia. estas bienvenidos en mi blog cuando quieres.Un beso y una abrazo...Angy

    http://checktheseblueskiesout.blogspot.com

    ResponderEliminar