Seguidores

viernes, 7 de mayo de 2010

SE FUE....




Estaba sentado en las raíces de un gran árbol verde que hacía que yo recordara cada parte de mi vida, en cuando cumplí 10 años, mis famosos 15 y los esperados 20. Hacía tiempo que se me había olvidado todo lo que viví en esos momentos, y lo alegre que eran. Hoy cumplo 30 años los grandiosos  30, hoy por hoy puedo decir que soy lo que siempre desee ser. Una gran arquitecto, reconocida en gran parte del mundo. A veces me siento aquí a meditar y tomar algo de inspiración, que hace que pueda salir adelante, esto era lo que desde pequeña soñé ahora tengo empresas por todas partes, pero estaba sola no tenia con quien compartir mi gran excito.
Habían pasado hombres en mi vida como si fueran copas de vino, solo me llena de su esencia pero jamás se quedaban conmigo tal vez era por mi trabajo o tal vez no querían una mujer hecha y derecha, sin embargo había alguien que hacía que mi inspiración volara. El era Javier un gran amigo y también compañero con el abrí mi primer oficina y creamos lo que hoy se conoce como el bul hal araf, el gran hotel en dubay, el cual es el único hotel catalogado con 7 estrellas (es real así que si te atrae pregúntale a google) así que fue uno de nuestros más grandes proyectos yo desde hace tiempo sentía algo especial por el pero el solo me veía como su amiga y compañera. El tenia el mas escultural cuerpo y era todo un caza corazones; tenia mujeres al por mayor y las más hermosas pasaban por su cama.
yo era una simple chica que conservaba su figura desde la secundaria en donde lo conocí, delgada, castaña, ojos normales etc. pero alguien más veía cosas en mi como los más grandes hombres y empresarios que habían pasado por mi era lo mismo que Javier solo que era mujer. Cuando aceptamos un proyecto nuevo siempre tenemos que casi vivir juntos para desarrollarlo de una manera súper bien y sobre todo que convenza a los socios.
Así pues comenzamos con el nuevo hotel que haríamos en las afueras de una villa francesa y que para mi gusto era lo más hermoso pudiera existir, la nieve empezaba a caer y todo se estaba tornando blanco y frio. Ese clima me gustaba aunque apreciaría que mejor lo tuviera que compartir con alguien mas cercano pero solo me tocaba compartirlo con él. Conseguimos una cabaña hermosa que estaba a una media hora de el terreno del hotel así que nos instalamos tenía una habitación amplia y una cama enorme tendríamos que compartirla ya que no nos gustaba gastar demasiado en estancias ya que sabíamos que de un momento a otro nos iríamos.
La cabaña era hermosa muy acogedora al entrar de inmediato te topabas con la sala y al otro lado la cocina, también enfrente un pequeño estudio y las escaleras para ir a la recamara y aun baño también abajo tenias un baño solo que era más pequeño, casi parecía la cabaña de los 7 enanos, estaba ya amueblada así que se veía llena de cosas bonitas por doquier y las chimeneas trabajaban las 24 horas del día. El pueblo más cercano estaba a 15 minutos ahí encontrarías de todo, bares los más comunes y también supermercados, etc.… era mágico.
El llegaría al día siguiente dejaría todo arreglado a mi me tocaba arreglar la cabaña junto con todas nuestras pertenencias, esto era normal entre nosotros teníamos ya tanto que nos conocíamos que nos tratábamos como hermanos hasta dormíamos juntos, aunque sabía que había más entre los dos pero no sabía que, sin embargo no me cansaría de seguir buscando esa conexión. Ya estaba todo sus cosas en su lugar sus fragancias sus jeans sus playeras y claro cómo olvidar los abrigos y bufandas, olían a él y a su perfume de Hugo boss que jamás dejaba de usar, mis fragancias estaban a un lado de las suyas, las batas de baño colgadas y el neceser puesto en el baño agradecí que tuviera dos pequeños lavabos para cada uno. Cuando baje a la sala de estar arregle los cómodos sillones vi lo que faltaba en la alacena y vi que no teníamos absolutamente nada, así que algo tenía que cenar ese día por lo que subí de nuevo por mi abrigo y mis guantes, bufanda y gorro, parecía una almohada con tantas cosas pero lo cierto era que el frio era calador.
Tome el camino que desde hace tiempo estaba creado para solo personas pero ahora ya se podía ir en carro si no tenias suerte de encontrarte con uno de frente el viaje seria placentero. llegue al pueblo sin que me topara en el camino con uno así que respire, se suponía que Javier llegaría al día siguiente y pues quería sorprenderlo con mis delicias culinarias, aunque solo fuera espagueti y una copa de vino tinto. Compre de todo un poco para aproximadamente un mes a él le tocaría el siguiente mes. así que regrese a la cabaña, me pareció extraño que las luces estuvieran prendidas ya que por lo que recuerdo las deje apagadas, y lo más extraño es que había un carro parado al otro lado, baje de inmediato y vi que era Javier.
Morena-¿qué haces aquí no se suponía que llegarías mañana?
Javier-que te incomoda llego mañana si quieres, hay muchos hoteles por aquí.
morena-mmm creo que no nosotros construiremos el primero así que te dejare en la calle por ahora.
Javier- que graciosa, que trajiste te ayudo, deja de estar re mingando por todo.
Y así fue prepare una rica sopa caliente y de guisado guisantes con un pedazo de carne, el ayudo en gran parte de la cena.
Morena- y por qué llegaste hoy encontraste vuelos disponibles supongo.
Javier- more un galán como yo siempre consigue lo que quiere.
Morena- jaja no me hagas reír, pido el lado derecho de la cama ok
Javier- pero porque siempre escoges primero no podrías dormir de el lado que yo quiero por una vez en tu vida.
morena-bueno decide tu por esta vez, pero hay de ti donde te escuche roncar te tiro de la cama.
Javier- ok, desacuerdo, oye yo no ronco estás loca, tu eres la que ronca…
Siempre teníamos que discutir antes de irnos a dormir siempre, así que ya era casi una costumbre, esa noche me cambie en el baño ya que pues él me conocía de pies a cabeza y yo igual a él aunque no dejaba de ser un tanto incomodo, pero la rutina ya era normal.
Sin embargo el estaba viendo la tv cuando sentí su mirada que me penetraba y no me dejaba, quise ignorarlo pero no podía así que lo mire.
Morena- ¿Por qué me miras así?
Javier- no por nada, solo que... te ves diferente, olvídalo son mis alucinaciones.
Morena-si claro como la mayoría, hay por Dios Javier dime qué pasa.
Javier- es que tengo algo que decirte, ¿sabes porque acepte de nuevo trabajar contigo?
Morena- porque somos socios y porque siempre escogeremos grandes proyectos.
Javier- no more no lo acepte por eso, lo acepte por esto…
Se paro del rincón de la cama en donde estaba y me tomo en sus brazos yo estaba a medio vestir pero es que había algo que me unía a él y que no importaba si estaba vestido o no simplemente quería estar con él es noche y todas las noches posibles, eso era la única diferencia y lo que me hacía que sintiera diferente este viaje. Claro estaba enamorada de él y también sentía celos con todas esas chicas rodeándolo a cada rato. Maldición  me enamore de mi mejor amigo y socio, pero tonta también el me está diciendo con ese beso que está enamorado de mi. Cuando el beso se hizo extenso lo empecé a sentir y a darme cuenta de lo que estábamos haciendo, cuando su lengua perforaba poco a poco mi boca esta se abrió camino para que la saboreara,  mis brazos lo rodearon como imanes hacia el metal, y las suyas me fueron desprendiendo de mi ropa o la poca que tenia sin embargo había algo más que no podía parar quería mas y él lo estaba ofreciendo así que no quería rechazarlo pero ¿estaríamos haciendo bien? Porque somos amigos y socios también, cuando quise que respondiera esa pregunta me llevo directo a la cama que parecía caliente y cómoda, afuera estaba nevando y la chimenea ardía al compas de nuestros movimientos, el se quieto la bata y me di cuenta que no tenia absolutamente más que eso, entonces claro eso fue lo que lo llevo al baño antes que a mí.
Mis brazos lo rodearon y cuando lo tuvieron totalmente desnudo la chimenea ardió, y cada curva de su cuerpo estaba siendo mía, el cuarto olía como a café recién hecho y como las rosas en su época de florecimiento, esto era nuevo pero me hacía sentir bien y cálida, y la cama ni se diga aunque cuando jalo una de las almohadas para colocarla debajo de mis caderas la sujete tan fuerte por el placer que me invadía y se rompió, los dos quedamos llenos de plumas y las risas no se hicieron esperar aunque la verdad estábamos ya deseosos por tenernos aun mas conectados. Me quito la bragas y ahora si el calor abrazador de la leña nos invadió sin almohada el acomodo mis piernas a su cintura. Tenía muchas preguntas pero no quería echar a perder el momento lo quería igual o más que el aunque fuera por esa noche ya que sin duda seré una más de sus conquistas. El me penetro sin ningún problema y fue tan cálido y lleno de dulzura, como los copos de nieve que caían fuera de casa, eso me hizo recordar la primer navidad con mi familia después de hace muchos años, como el azúcar que roseaba mi madre en la galletas llena de amor. Eso me hizo recordad sus penetraciones, que cada vez me llenaban de unos choques eléctricos infinitos y me hicieron tener un derroche de placer inmenso, cuando de repente la leña volvió a tronar, una sensación extraña vino a mí y me embargo era el orgasmo más placentero que pude tener, el me tomaba por mis pechos los masajeaba poco a poco y mis caderas se movían en forma de 8 como sus penetraciones  se hacían mas y mas excitantes, mis manos no podían quitarlas de sus pectorales fuertes y bien formados, cuando el de repente su cara se agacho al nivel de mis pechos y el los empezó a lamer uno por uno y a mordisquear mientras lo hacía con uno su mano libre se posaba en el otro pellizcándolo y jalándolo. Ahora sabía por que las mujeres lo perseguían a diario y querían más de él. Cuando termino con mis pechos sus manos me tomaron por las caderas y me alzaron como una de las plumas que nos bañaban, el masajeo mi vientre y por mi cintura me tomo para que el me penetrara mas y mas, así que cuando dimos un grito de placer los dos el sintió el clímax venir, así que aumento la velocidad y con rapidez se inundo de un orgasmo extraordinario pero a lo que no pensé llegar era a otro orgasmo ya que sus manos me recorrían de arriba abajo y mi cuerpo se lleno de una excitación enorme…
Despertamos abrazados con las cobijas hasta el cuello por el frio, la leña se había terminado y el despertador sonó a las 8 en punto. El frio era abrumador pero aun mas era que despertáramos desnudos en la misma cama, cuando abrí mis ojos el estaba mirándome parecía como si nunca me hubiera mirado o no al menos en unos meses o inclusive años, eso me conmovió y mis ojos hicieron rodar unas lagrimas.
Javier-¿Por qué lloras?, sabes eres lo mejor que me ha pasado desde hace un buen tiempo.
Morena-lo siento pero es que has tenido a las más hermosas mujeres en tu cama y me escoges ahora a mí, tal vez solo fue por curiosidad o placer verdad, simplemente para pasar el rato.
Javier- pero que dices jamás aria eso contigo eres mi amiga, mi confidente, mi dama de compañía, eres todo para mi, esas mujeres solo son por diversión como dices pero tú, tu eres el amor de mi vida, me conoces más que otras, es más me conoces como la palma de tu mano y yo así te conozco.
Morena- lo sé, pero jamás diste seña alguna inclusive, no nos miramos fuera de lo normal.
Javier- porque tenía miedo, porque no quería aceptar que tu eres la mujer de mi vida, por eso acepte este proyecto y porque no quería estar separado un minuto más de ti.
Pero era posible eso, tal vez porque yo estaba tan metida en los asuntos de la empresa que no me di cuenta en realidad, pero ahora estábamos juntos y así no quedaríamos bueno o al menos eso pensaba.
Pasaron las semanas  y el proyecto iba mejor que nunca, en nuestra relación parecíamos dos chicos de universidad ir de ahí para allá y viceversa, aunque nos conocíamos a la perfección ahora disfrutábamos de otra etapa en la cual incluía pasión, amor y complicidad. En la empresa todos lo notaron pero nadie se atrevía a decirlo. Hasta que un día mi bola de cristal se rompió, cuando un día sin más que decir el se fue. Su ropa no estaba, el carro tampoco y mucho menos sus cosas personales, le llame al cel. Y no me contesto, no supe más de él los que necesitaba para terminar el proyecto lo dejo enzima de el escritorio en donde trabajábamos.
No había nada que hacer, buscarlo sería un error, me dolió demasiado su alejamiento y ni siquiera saber el por qué por que lo había hecho y porque me había dejado había tantas preguntas de nuevo y sin responder. Pasaron más semanas y casi dos meses desde su ausencia nadie sabía de él y el por qué se había ido todos me preguntaban por él y yo no sabía que contestar.
Mi vida se volvió monótona e inclusive sin vida pero tenía que seguir con o sin el por qué mi trabajo y mi vida era primero.
Tiempo después cuando el proyecto estaba casi terminado todo empezaron hablar de cómo había cambiado y que me había vuelto fría y sombría desde su partida aunque yo jamás me vi de esa manera ni que tampoco cambie solo me metí en mi mundo y eso era todo. Algunos decían que no reía y que ya no hacia chiste y ayudaba a los demás.
Cuando regrese hacia mi casa para seguir con el negocio y cerrar algunas otras cosas, me percate que ya estaba en la entrada de mi puerta sin ganas de llegar ni nada por el estilo, la cabaña se había quedado con solo los recuerdos y nada más, aunque no quería venderla ahora ano era el momento.
Intente abrir la puerta de la entrada pero no podía y la llave no salió cuando de repente detrás de mi escuche esa voz de hombre llena de fuerza y virilidad, mis rodillas temblaron y mis nervios se desmoronaron como migajas de pan.
Javier- hola, ¿Cómo estás?
Voltio lentamente, porque no quería verlo pero tenía que estaba más guapo que de costumbre y tenía algo diferente, pero mis ojos empezaron a lagrimear cuando lo vieron.
Javier-perdóname, no quería irme sin despedirme. Pero ha ocurrido algo que no me imagine jamás.
Morena- y creíste que con irte lo solucionarías todo. Me dejaste, y no nada más a mi si no a la empresa al proyecto a todos. Que fue eso que te hizo alejarte, acaso fui yo si te arrepentiste por lo que paso entre nosotros me lo hubieras dicho y lo hubiera tomado como si nada hubiera pasado.
Javier- no, no fue eso, es que… es que me enamore de ti y me dio tanto miedo porque era la primera vez que me pasa es mas la única, no he podido olvidarte y pues lo único que tenía que hacer es aferrarme a algo nuevo y que tuviera las fuerzas para cambiarlo todo.
Morena- cambiarlo todo, pero a que te refieres?
Javier- necesito que me acompañes, sé que no lo merezco pero tú decidirás si es o no motivo para que me perdones.
Y no me dejo decir más, me tomo por la mano y me subió a su carro, no dijimos palabra alguna y mucho menos mencionamos algo de nosotros. Cuando llegamos a el lugar y me imagine que llegamos por qué se detuvo frente a una entrada de un camino, parecía una pradera tenía un camino lleno de flores a los dos lados como tipo jardineras y también tenía enfrente de esa hermosa casa color blanco una fuente que hacía que los carros la rodearan para poder entrar a la casa era maravillosa un cuento de hadas, definitivamente.
Javier- es tu casa, es por esto por lo que me fui…
Queeeeeeeeeeeeeeeee!!!!! Se fue solo para construirme una casa? No puedo creerlo, no esto es un sueño no puede ser.
Morena-¿estás loco? No puede ser es broma verdad, como pudiste hacer esto?
Javier-soy arquitecto lo olvidas. Morena me fui porque quiero pedirte algo.
De pronto saco una cajita negra de la bolsa, están pensando lo mismo que yo verdad.
Javier- Morena, ¿quieres casarte conmigo?
Mis lágrimas estaban a punto de estallar y no sabía que decir pero una cosa si estaba segura que a mis 30 años no quería estar asola así que me arriesgaría a encontrar la felicidad.
Morena- si Javier si quiero casarme contigo.
Cuando de pronto me cargo y entramos en la casa que por dentro ya estaba amueblada con bellos muebles rústicos tantos recuerdos que solo me pasaron como flashes, había tantas fotos e inclusive un piano dentro de la sala eso solo lo pude ver de reojo pues él me dirigió escaleras arriba en donde había un gran corredor con una fina alfombra en medio que llevaba a una puerta, me imagine que era la principal ya que ahí era hacia donde nos dirigíamos y donde él estaba ansioso por qué mirara.
Cuando entramos encontré toda mi ropa, zapatos y bolsas, en el armario y qué decir del tocador, estaban mis cepillos y mi maquillaje, al frente estaba una gran cama con sabanas blancas y a los lados, había dos buros pequeños  en los cuales tenía su lámpara respectivamente y una fotografía de los dos en cada uno. Mis lagrimas no paraban y sin querer me sobresalte cuando sentí sus manos deslizarse en mi cintura.
Javier- es por eso que te deje, amor esto es nuestro, cuando desperté al día siguiente de haber hecho el amor me puse a pensar que tú eras el amor de mi vida y que quería darte todo por lo que hemos luchado los dos.
Me voltio para verlo a los ojos y solo veía pura verdad y amor en ellos y un brillo inigualable ago. Que hacía mucho no le veía.
Morena- gracias, no sabes todo lo que he pasado estos días sin así que jamás me alejare de ti nunca más.
Lo abrase y le di un beso el me correspondió y su lengua se introducía lentamente en mi boca como aquella vez era cálida y húmeda pero más que nada apasionada, ya que quería saborear todo su interior.
Javier-¿quieres que estrenemos la cama?
Dio una sonrisa de satisfacción cuando me separe de él y le dije que si, el me quieto el abrigo yo la chaqueta, el mi blusa y yo la camisa, y así fue como nos deslizamos en la cama sin más, el tomo mis pechos y los volvió a masajear con esa intensidad como si estuviera buscando la naranja mas jugosa y fresca que pudiera existir, yo sin en cambio recorría cada parte de su pecho que ahora no estaba a las sombras de esa chimenea y que aun nos estaría esperando a muchos kilómetros de distancia…
De un giro ágil y rápido me coloque sobre de el algo que era nuevo, y él lo asintió ya que estábamos llenos de necesidad y de una excitación sin precedentes, le desabroche el cinturón el botón y el cierre de esos jeans que le quedaban tan ajustados que hacían que cada parte de él se difuminara de un forma exquisita, cuando se quedo desprotegido ante mí, el no lo soporto y ahora lo que yo había empezado el lo iba a terminar de eso estaba completamente segura.
Cuando también quede desnuda sus ojos se llenaron de agua aunque no derramo ni una sola gota, se aventó hacia mis brazos y sus labios se engancharon en los míos, mis pernas se abrieron paso para que el entrara en mi y fue algo que nos lleno de una satisfacción exquisita, mis gritos ahogados y su forma de penetrarme hicieron que mil estrellas llenas de electricidad estallaran en mi, cogía las sabanas con toda la fuerza parecía un huracán y el cada vez más rápido y más fuerte me hacia seguir llenándome de esos choques que entre más me penetraba más me acercaba al orgasmo, cuando dios una de sus últimas penetraciones lo tome de las manos que me sostenían las caderas hacia su altura del abdomen y con ademanes le hice entender que no dejara de hacerlo porque estaba a punto de venirme, el lo comprendió y volvió a acelerar cuando de repente toda la habitación se lleno de un excitante grito de satisfacción, y cuando el dejo de cuidarme para hacer lo que tenía que hacer el me siguió penetrándome hasta que él se hecho sobre de mi y dio sus últimas espasmo de el gran orgasmo que sentía.
Nuestras miradas se encontraron el estaba recargando su cabeza en mi pecho y yo le acariciaba el cabello nuestros sentidos agotados fueron invadidos por un sueño profundo espero que así quedemos para toda la vida…

1 comentario: